La familia Maxwell se muda a vivir a un pueblo de Minnesota y ahí la

pequeña Chrissa, de 11 años, tendrá que aprender a integrarse en